Enseñar al perro a sentarse (guía de 3 pasos)

Lugar

Los hechos más importantes en resumen

  • ¿Qué es el "espacio"?Una orden que hace que tu perro se tumbe y permanezca tranquilo, lo que resulta útil en muchas situaciones cotidianas.
  • ¿Por qué es importante el "espacio"?Aumenta el control y la seguridad, por ejemplo, en restaurantes o en el transporte público.
  • Guía en 3 pasosGuía con una golosina y da una orden. Suelta con una palabra de señal. Introduce una señal con la mano. A continuación, practica el lugar avanzado.
  • Problemas frecuentesLa distracción, la falta de comprensión, el miedo o la falta de motivación pueden dificultar el entrenamiento.

Beneficios para tiUn perro bien adiestrado hace que la vida cotidiana sea más segura y menos estresante, refuerza el vínculo y proporciona más control en diversas situaciones.

Una de las órdenes más importantes que debes enseñar a tu perro es "Abajo". Practicar las órdenes básicas es importante para construir una base sólida para una relación feliz y sana. Con nuestros consejos de expertos, tu perro no sólo aprenderá "Abajo" rápidamente, sino que ambos os divertiréis mucho haciéndolo. Sigue leyendo para saber más.

Índice

¿Qué es el "espacio"?

"Abajo" es una orden que puedes enseñar a tu perro. Cuando dices "abajo" a tu perro, quieres que se tumbe y permanezca allí. Es una orden útil que puede ayudarte a tranquilizar a tu perro, hacer que se sienta tranquilo y señalarle que no habrá "acción" en esa situación, por ejemplo, cuando estés en una cafetería o tengas visitas en casa.

Por qué es tan importante el "espacio

Es importante que tu perro pueda tumbarse y permanecer tumbado cuando se le ordene, por ejemplo, cuando suene el timbre de la puerta y quieras saludar tranquilamente a tu visita. O cuando estás en un restaurante y quieres que tu perro se tumbe relajado debajo de la mesa mientras tú disfrutas de la comida.

También es una ventaja en el transporte público que tu perro pueda tumbarse. Si estás fuera de casa y tu perro no lleva correa, un "¡Abajo!" fiable desde lejos puede ser útil cuando tu perro se acerque a una carretera o se encuentre con un ciclista.

Enseñar a tu perro el comando "abajo" requiere cierta preparación, pero una vez que tu mascota lo domine, ambos os sentiréis más seguros en la vida cotidiana. Es fácil con unos sencillos trucos.

Guía de 3 pasos para "Colocar

Caniche en la plaza

Hemos creado una sencilla guía paso a paso y hemos recopilado consejos útiles para un rápido éxito en el aprendizaje.

1. guiar con golosinas

Tumbarse desde una posición sentada es más fácil para el perro que hacerlo desde una posición de pie. Por tanto, es una ventaja si tu perro ya domina esta orden. Pon una golosina delante de la nariz de tu perro. En cuanto se concentre en ella, acércasela al cuerpo y, a continuación, conduce a tu perro con la golosina a la posición de tumbado. Di "abajo" al mismo tiempo. Es importante que vayas despacio. Tu perro seguirá la golosina con la cabeza e intentará alcanzarla con el hocico. En algún momento se tumbará. Ahora tienes que reaccionar rápidamente y confirmar el comportamiento deseado. Suelta la golosina, deja que tu perro coma y elógiale profusamente.

2. despedir correctamente

Es posible que tu perro quiera volver a sentarse inmediatamente. Sin embargo, es importante que permanezca tumbado todo el tiempo que le digas. Para motivarle a tumbarse, puedes ofrecerle una segunda o tercera golosina. Esto prolongará el tiempo que pase en el suelo. A continuación, libera a tu perro del "tumbado" con un "vale" o "corre". Juega con él para demostrarle que puede volver a moverse libremente. Puedes aumentar el tiempo en el suelo con cada repetición.

3. una votación a mano alzada adicional

También puedes combinar la orden "Siéntate" con una señal con la mano. Después de practicar un poco, tu perro será capaz de sentarse con la señal de la mano sin que tengas que decir ni una palabra. Para ello, señala hacia el suelo con la palma de la mano que no sujeta la golosina. Al mismo tiempo, di la orden "Siéntate" con voz clara. Tu perro no tardará en asociar la señal manual con la orden vocal "Siéntate". Presta atención a la sincronización. Recompensa a tu perro con una golosina en cuanto se tumbe.

"Cuadrado" para avanzados

1ª repetición:

Practica esta orden unas cuantas veces hasta que tu perro se tumbe a tu orden sin que tengas que guiarle. No olvides recompensarle cada vez que lo haga bien.

Aumenta la distancia:

Cuando tu perro domine la orden, puedes empezar a aumentar la distancia entre vosotros. Dale la orden "Siéntate" mientras te alejas uno o dos pasos de él. No olvides recompensarle cuando lo haga bien.

3. añade distracciones:

Cuando a tu perro se le dé bien la orden a distancia, puedes empezar a añadir distracciones. Puedes probar la orden en un entorno ruidoso o mientras juega con otros perros. Se trata de un ejercicio avanzado para aumentar la fiabilidad de la orden.

4. Aumenta la duración:

Por último, puedes aumentar el tiempo que tu perro permanece después de la orden "Siéntate". Empieza con unos segundos y ve aumentando poco a poco el tiempo. Recompensa a tu perro cuando permanezca sentado hasta que le sueltes.

Este proceso requiere paciencia y constancia, pero con el tiempo descubrirás que tu perro obedecerá la orden "Abajo" incluso en condiciones difíciles. ¡Buena suerte con el adiestramiento!

Ejercicios alternativos

Entrenamiento con clicker: Este método utiliza un clicker, un pequeño dispositivo que emite un chasquido distintivo. Haces clic cada vez que tu perro muestra el comportamiento deseado, en este caso tumbarse. Luego le das inmediatamente una recompensa. Con el tiempo, tu perro aprende que el clic significa que ha hecho algo bien.

Formas: En este método, el comportamiento deseado se forma paso a paso. Primero recompensas a tu perro por pequeños pasos en la dirección correcta, por ejemplo, cuando se sienta, luego cuando empieza a tumbarse y, por último, cuando se tumba del todo.

Captura: Con este método, esperas a que tu perro se tumbe por sí solo y le recompensas inmediatamente. Puedes añadir la palabra "sentado" en cuanto se tumbe con regularidad.

Puente de piernas: Si tu perro simplemente no se tumba tras varios intentos, establece un "puente" con tu pierna y conduce a tu perro por debajo de él para que se tumbe. Ten cuidado de no presionar a tu perro para que se tumbe: el túnel sólo debe hacer que se dé cuenta de que el espacio es demasiado estrecho para que se quede de pie. Utiliza la palabra de señal "Abajo" en cuanto el pecho y el vientre de tu perro toquen el suelo.

Puede ser útil probar distintos métodos para averiguar cuál funciona mejor para tu perro. Recuerda que la paciencia y la constancia son las claves del éxito. Cada perro aprende a su propio ritmo, así que ten paciencia y alégrate de cualquier progreso. 

¿Demasiado teórico para ti? Si prefieres un enfoque visual, nuestra aplicación ofrece instrucciones en vídeo paso a paso para ayudarte a enseñar a tu perro a "colocarse". Más información sobre nuestra aplicación aquí.

Recuerda:

El perro no "hace sitio": 5 razones y soluciones

¿Tu perro no quiere tumbarse? Puede ser frustrante para ambos. Pero no te preocupes, ¡no estás solo! Te daremos las razones más probables por las que tu perro no se tumba y te explicaremos cómo puedes afrontar la situación.

Dificultades de comprensión: Puede ocurrir que tu perro simplemente no entienda lo que quieres que haga. En ese caso, ve despacio y repite un paso anterior si es necesario. Ten cuidado de no abrumar a tu perro. Al igual que los humanos, los perros tienen diferentes velocidades de aprendizaje.

Distracción: ¿Los niños corretean por el salón, el perro del vecino ladra y la comida se está cocinando? Los olores, ruidos y movimientos agitados pueden perturbar la concentración de tu perro. Entrénalo en un entorno familiar y libre de estímulos, y asegúrate de que tu perro ha descansado y no tiene sed ni hambre.

Malestar físico: Si el suelo es muy duro, frío o caliente, tu perro puede mostrarse reacio a tumbarse. Esto es especialmente frecuente si tu perro es mayor y sus huesos y articulaciones son más sensibles. Comprueba la temperatura del suelo con la mano y coloca una esterilla o un cojín fino debajo si es necesario. También puede hacer ejercicio sobre una alfombra.

Miedo o ansiedad:
Cuando estamos tumbados, todos somos vulnerables y no estamos muy dispuestos a luchar. Para que tu perro sea tan vulnerable, necesita poder confiar en ti y estar seguro de que no hay peligro. Crea un entorno tranquilo, muévete con atención e irradia calma para que tu perro sepa que todo va bien. Si tu perro es muy ansioso en general, considera la posibilidad de trabajar con un adiestrador canino profesional para llegar a la raíz del problema.

Falta de motivación:
¿Tu jefe te paga una comisión por cada contrato conseguido? ¿Recibes muchos cumplidos cuando te pones tu nueva ropa? Si nuestro comportamiento tiene consecuencias que percibimos como positivas, es mucho más probable que nos comportemos de la misma manera en el futuro. Lo mismo ocurre con tu perro. La mejor forma de motivarlo es el refuerzo positivo. Recompensa a tu amigo de cuatro patas cuando muestre un comportamiento deseado en lugar de castigarle cuando haga algo mal. Puedes utilizar golosinas, juguetes o caricias. Prueba diferentes recompensas para ver cuál le gusta más a tu perro.

Diferencia entre "lugar" relajado y "lugar" tenso

El lenguaje corporal de tu perro puede decirte mucho sobre cómo se siente. He aquí algunas pistas que pueden ayudarte a distinguir entre un "bajón" relajado y uno tenso:

Relajado "Lugar

  • Tu perro se tumba de lado o boca arriba. Son posturas muy relajadas que demuestran que tu perro se siente seguro y cómodo.
  • Sus músculos están relajados y su cuerpo parece suelto.
  • Su cola está quieta o se mueve lentamente.
  • Tiene los ojos medio cerrados o parpadea lentamente. ¡Incluso podría estar dormido!
  • Sus orejas están en una posición neutra o relajada, no echadas hacia atrás ni apuntando hacia delante.

Tiempo "lugar":

  • El perro se tumba boca abajo, con las patas bajo el cuerpo, preparado para saltar rápidamente.
  • Sus músculos están tensos y su cuerpo parece rígido.
  • La cola queda atrapada entre las patas o se mueve bruscamente.
  • Tiene los ojos muy abiertos y puede mirar fijamente algo. El blanco de los ojos puede ser visible, lo que a menudo se denomina "ojo de perdiz".
  • Las orejas están echadas hacia atrás o tiesas hacia delante.
  • Jadeo frecuente o intenso, a menudo signo de estrés o ansiedad.

Es importante saber que no todos los perros tienen el mismo lenguaje corporal. Lo que parece relajado a un perro puede parecer tenso a otro. Por tanto, es importante observar bien a tu perro y aprender sus señales individuales. Si notas que tu perro está tenso cuando le dices "abajo", puede ser útil cambiar la situación para calmarlo.

Enseñar al cachorro a "colocarse

Aussie con cachorro

Los cachorros suelen aprender del mismo modo que los perros adultos, pero hay algunas diferencias que conviene señalar. Los cachorros suelen tener una capacidad de atención menor y se distraen más fácilmente. Por tanto, las sesiones de adiestramiento deben ser breves (5-10 minutos) y positivas.

Sé siempre paciente y positivo. Los cachorros aún son muy jóvenes y están aprendiendo, así que no esperes que sean perfectos de inmediato. En lugar de eso, céntrate en ayudar a tu cachorro a ver el adiestramiento como una experiencia divertida y positiva. 

Preguntas más frecuentes

Deja que tu perro se siente y muéstrale una golosina. Da la orden y acerca lentamente la golosina al suelo y hacia delante. Tu perro la seguirá con la nariz y se echará. Recompénsalo con la golosina. Puedes encontrar instrucciones detalladas en nuestro artículo.

Asegúrate de que tu perro está relajado pero no demasiado cansado. Entrénalo varias veces al día en sesiones cortas de pocos minutos. Crea un entorno sin distracciones de otras personas o perros. Habla con voz clara y utiliza tu lenguaje corporal. No olvides elogiar a tu perro a menudo y recompensarle con juguetes o golosinas. No dejes que tu perro permanezca demasiado tiempo a una orden, sobre todo en suelo húmedo y frío o en asfalto caliente. ¡El adiestramiento debe ser divertido para tu perro!

Una vez que tu perro se haya acostumbrado a permanecer en la posición inicial mientras estás junto a él, puedes alejarte lentamente. Da un paso atrás y vuelve enseguida para elogiarle y recompensarle. Aumenta lentamente la distancia entre tu perro y tú y recuerda seguir elogiándole y recompensándole cuando permanezca en la posición para reforzar su comportamiento.

La elección del signo auditivo o de la orden suele depender de las preferencias personales. En Alemania se suele utilizar la palabra "Platz", mientras que en los países de habla inglesa se suele emplear "Down".

Es importante que la orden que elijas sea clara y no suene demasiado parecida a otras para evitar confusiones. Si crees que "siéntate" y "abajo" suenan demasiado parecido y podrían confundir a tu perro, puedes utilizar "abajo" u otra palabra en su lugar.

Es importante que te ciñas a la orden que hayas elegido y la utilices con coherencia. No cambies de una orden a otra, pues puedes confundir a tu perro.

El tono de voz y la forma de decir la orden también pueden influir. Intenta decir la orden con un tono de voz tranquilo y claro y evita gritar a tu perro o decir la orden con un tono de voz interrogativo.

Sea cual sea la palabra que elijas, con paciencia, práctica y aplicación constante, tu perro aprenderá qué significa la orden y cómo responder a ella.

Que entrenes primero la señal auditiva o la visual depende de tus preferencias personales y de las necesidades de tu perro. Algunos perros responden mejor a las señales visuales, mientras que otros lo hacen a las auditivas. Sin embargo, es habitual entrenar primero la señal auditiva y luego añadir la señal visual.

Conclusión

Si enseñas a tu perro la orden "Abajo", podrás beneficiarte de su cooperación en muchas situaciones cotidianas. Con un poco de práctica y paciencia, tu perro aprenderá rápidamente la orden y se echará alegremente. Tanto si quieres charlar con el vecino, comer un helado o llevar a tu perro en tren con seguridad, con la orden "Abajo" tú tienes el control y tu perro sabe exactamente lo que se espera de él.

Por último, tenemos algunos consejos para ti:

  • La constancia es importante, pero nunca obligues a tu perro a tumbarse. Aprende mejor jugando.
  • Entrena varias veces al día en sesiones cortas: ¡la práctica hace al maestro!
  • Resta el pienso utilizado de la ración diaria.
  • Termina el adiestramiento con una sensación de logro para tu mascota.

Comparte ahora:

Foto de Verfasst von Anja Boecker
Escrito por Anja Boecker

Me llamo Anja Boecker y soy adiestradora canina y asesora de comportamiento (certificado IHK). Con estos artículos me gustaría ayudarte a comprender mejor a tu perro y a crear un vínculo inseparable.

Saber más