Acostumbrar a tu perro a un box (entrenamiento de boxeo en casa y fuera de ella)

Caja para perros

Los hechos más importantes en resumen

  • ¿Por qué entrenar boxeo?Crea un refugio seguro para el perro, útil en casa y de viaje.
  • Pasos de la formaciónDeja que tu perro explore la caja, trabaja con golosinas y órdenes, cierra la puerta, amplía el tiempo de permanencia.
  • Selección de la cajaElige el tamaño y el material adecuados, garantiza la ventilación y crea un diseño acogedor.
  • Ubicación de la cajaElige un rincón tranquilo, deja la caja abierta para que el perro decida por sí mismo.

¿A tu perro le cuesta descansar? ¿Le estresan los viajes largos? ¿Quieres viajar con tu perro? Esto incluye los viajes en coche al veterinario y muchas otras situaciones. En este artículo aprenderás a crear un refugio seguro para tu perro con una jaula.

Índice

¿Quieres un perro relajado en cualquier situación? Entonces el adiestramiento en caja es importante para ti, como lo es para todos los perros.

Por qué es tan importante el entrenamiento de boxeo

Dog Box Caniche

El adiestramiento en caja le enseña a ver y apreciar la caja como un lugar de retiro. En este lugar de retiro, el perro se siente seguro y puede relajarse.

Por tanto, la caja como lugar de retiro puede utilizarse tanto en casa como de viaje y es un alivio tanto para el perro como para su dueño.

En casa, la caja es un lugar de relajación al que el perro se retira de las visitas ruidosas o de demasiadas impresiones.

Cuando viajas, la caja sirve de hogar móvil para tu perro. De este modo, tu perro siempre tiene consigo su hogar seguro en habitaciones desconocidas.

Cuando viajes en coche o en avión, tu perro debe estar bien sujeto para el transporte. Si a tu perro le gusta la caja de transporte, el transporte será menos estresante para él.

Una jaula para tu perro también tiene ventajas para ti: Puedes utilizar la caja para adiestrar a tu perro a quedarse solo. En una caja en la que tu perro se sienta cómodo, puede quedarse en casa, en una habitación de hotel o en el coche, relajado y solo.

Si tu perro se pone inquieto, puedes ayudarle a calmarse en la caja. Lo mismo ocurre si tu perro necesita descansar. Algunas heridas o cicatrices sólo se curan cuando el perro no está correteando.

A algunos perros no les gustan otros perros o perros extraños. En una caja, el perro puede seguir estando en la misma habitación con otros perros.

Puedes utilizar la caja para sacar a tu perro de determinadas situaciones con seguridad y comodidad. Por ejemplo, si tu perro está destrozando los muebles o es acosado por otras personas.

Cuando te encuentres con perros extraños, la caja ofrece seguridad a la hora de conocerlos.

Es importante que nunca envíes a tu perro a la caja como castigo. Siempre debe asociar la caja con experiencias positivas.

El adiestramiento debe hacerse lentamente y con mucha paciencia. Entonces la caja puede convertirse en una valiosa herramienta en la vida cotidiana con tu perro.

La elección correcta de la jaula para perros

2 cajas

Elegir la jaula para perros adecuada depende de varios factores. En primer lugar, el tamaño de la jaula debe ajustarse a tu perro. Tu perro debe tener espacio suficiente para tumbarse, darse la vuelta y levantarse cómodamente.

Las cajas demasiado pequeñas pueden resultar estresantes para tu perro, mientras que las cajas demasiado grandes pueden no darle sensación de seguridad.

El tipo de caja también depende de las necesidades y preferencias de tu perro. Hay cajas de metal, plástico o tela. Las cajas metálicas son resistentes y duraderas, pero ofrecen menos intimidad.

Las cajas de plástico son más ligeras y, por tanto, más adecuadas para el transporte. Las cajas de tela son blandas y cómodas, pero no tan estables.

Presta también atención a la ventilación de la caja. Debe tener suficientes ranuras de ventilación para que el aire circule bien.

No olvides poner una manta suave o una almohada en la caja para que tu perro esté cómodo. También puedes poner dentro un juguete favorito o una manta para que la caja le resulte más familiar.

En última instancia, es importante que elijas una caja en función de las necesidades individuales y la comodidad de tu perro.

¿Qué caja para qué fin?

Para viajar en avión se necesitan determinadas jaulas de plástico duro. Consulta con la compañía aérea que hayas reservado antes de volar con tu perro para saber qué jaula necesitas.

Las cajas de plástico duro o aluminio también son adecuadas para transportarlas en el coche. Estas cajas son robustas e higiénicas porque son fáciles de limpiar.

Las cajas de transporte de tela son adecuadas para perros pequeños. Las cajas de transporte tienen la ventaja de que también las puede manejar bien una sola persona.

Las jaulas metálicas para perros y las cajas de tela son adecuadas como domicilios móviles. Las cajas de tela tienen la ventaja de que son ligeras.

Ambos tipos de jaulas ofrecen a tu perro espacio suficiente y son fáciles de instalar en casa y/o en una habitación de hotel. La ventaja de las jaulas metálicas para perros es que son indestructibles, incluso si tu perro se excita.

Puedes acostumbrar a tu perro a dormir en la jaula. Una jaula puede ser un lugar cómodo, seguro y tranquilo para que duerma tu perro. Proporciona a tu perro un lugar fijo para dormir que le da estructura y seguridad.

Cuando tu perro se acostumbre a la caja, podrá retirarse a ella cuando necesite descansar. Debes asegurarte de que la caja esté siempre abierta para que tu perro pueda decidir por sí mismo cuándo quiere entrar y salir.

Dormir en la caja nunca debe ser forzado. Es importante que la caja sea un lugar agradable para tu perro, con el que asocie algo positivo.

El lugar adecuado para la caseta del perro

El lugar donde coloques la caja depende de las necesidades de tu perro y de las condiciones de tu casa. Muchos dueños de perros colocan la caja en el salón, ya que es donde pasan la mayor parte del tiempo. De este modo, tu perro puede relajarse en la caja y estar cerca de ti al mismo tiempo.

El salón suele ofrecer espacio suficiente para colocar la caja. Es importante elegir un lugar tranquilo donde tu perro no se vea constantemente perturbado por ruidos o actividad. La caja debe colocarse donde no haga demasiado calor ni demasiado frío y donde haya suficiente luz, pero no luz solar directa.

Sin embargo, si tu perro prefiere un lugar más tranquilo, el dormitorio u otra habitación silenciosa pueden ser una buena elección. A algunos perros les gusta retirarse a zonas más tranquilas para dormir.

También puede ser útil colocar la caja cerca de la puerta si quieres acostumbrar a tu perro a permanecer en ella cuando salgas de casa.

En última instancia, debes elegir el lugar que mejor se adapte a ti y a tu perro.

Cómo acostumbrar a tu perro a la caja

boxentrenamiento Caja de miniaturas Conoce la caja
solapa de entrenamiento de boxeo cerrada

Acostumbra a tu perro a la caja paso a paso. Sé paciente y combina el adiestramiento en la caja con estímulos positivos, como elogios y golosinas. Ten siempre presente el objetivo de que tu perro aprenda a apreciar la caja como lugar de retiro. Con estas instrucciones, podrás acostumbrar gradualmente a tu perro adulto o cachorro a la caja:

Paso 1: Deja que tu perro explore la caja

Coloca la caja abierta en una habitación de tu elección durante unos días. Pon golosinas delante de la caja y elogia a tu perro cuando se interese por ella.

Paso 2: Deja que tu perro corra dentro de la caja

Para conseguir que tu perro entre en la caja y asocie directamente el hecho de entrar con algo positivo, también son adecuadas las golosinas. Esta vez pon la golosina en la caja. Coloca la golosina en la caja: Coloca la golosina al principio de la caja. A medida que avance el adiestramiento, desplaza la golosina al fondo de la caja. Elogia a tu perro cuando corra hacia la caja.

Paso 3: Vincula un comando a la entrada de la casilla

Cuando tu perro entre en la caja, combina el paso 2 con una orden de tu elección, por ejemplo "Caja". Di la orden justo antes de que tu perro entre en la caja. Si quieres que tu perro aprenda una orden para salir de la caja, haz lo mismo: En el momento en que tu perro salga de la caja, di la orden (por ejemplo, "Fuera"). Monta: Antes de poner la golosina en la caja, nombra la orden para entrar en la caja. En el siguiente paso, pídele a tu perro que entre en la caja sólo con la orden. Sólo cuando esté dentro de la caja recibirá una golosina.

Paso 4: Cierra la puerta

Si a tu perro le gusta entrar en la jaula, puedes cerrar la puerta de la jaula. Mantén a tu perro ocupado en la jaula con juguetes o comida para que le guste estar en ella. Al principio, cierra la puerta durante un rato y elogia a tu perro exuberantemente. Luego vuelve a abrir la puerta.

Paso 5: Ampliar la duración de la estancia en la caja

Cuando tu perro acepte que cierres la puerta del transportín, amplía el tiempo que pasa en él. Pon en la caja juguetes y comida que mantengan ocupado a tu perro durante mucho tiempo. La comida adecuada es la carne seca y los palitos para masticar. Un Kong de peluche es un buen juguete. Siéntate junto a la caja mientras practicas con tu perro para prolongar el tiempo que pasa en ella. Estate tranquilo, échate una siesta o lee un libro. Si notas que tu perro está cansado, pídele que entre en la caja. Siéntate delante de la caja. Repite este proceso unas cuantas veces. De este modo, tu perro asociará la caja con un lugar estupendo para relajarse.

Paso 6: Retírate de la caja

¿Tu perro está tumbado y relajado en su caja? ¡Estupendo! Ahora muévete por la habitación delante de la caja. Camina de un lado a otro, pero permanece en la misma habitación. Si tu perro permanece tranquilo, sal de la habitación durante un rato. Si tu perro se inquieta, siéntate con él delante de la caja hasta que se relaje. Aumenta los tiempos poco a poco.

Paso 7: Deshabitúa a tu perro a las golosinas de la caja

Cuando tu perro esté relajado en la caja, puedes irte sin ponerle comida para mantenerlo ocupado. Las golosinas sirven para hacer la caja apetecible para tu perro. Cuando tu perro haya aprendido a apreciar la caja como lugar de retiro, ya no necesitará golosinas. Puede recibir comida en la caja de vez en cuando, pero no debe esperarla cada vez que esté en ella.

6 Consejospara que el entrenamiento de boxeo funcione mejor

Con estos consejos, el entrenamiento de boxeo es fácil y relajado para todos.

1. Crea un ambiente relajado. 2. Ten tiempo y paciencia.

El ajetreo, la presión del tiempo y el estrés se transfieren a tu perro. Practica el boxeo con tu perro en un ambiente relajado. Dedica tiempo suficiente al entrenamiento de boxeo. Presta atención a tu propio estado de ánimo: si estás estresado, tu perro no se relajará. Mantén las sesiones de entrenamiento más bien cortas y presta atención a las repeticiones.

2. coloca la caja en un rincón tranquilo

Tu perro se relaja y descansa en la caja. Por tanto, asegúrate de que la caja esté colocada en un rincón tranquilo de tu piso o casa. Evita un lugar por el que pase gente constantemente.

3. acepta la caja como lugar de retiro para tu perro

Acepta cuando tu perro entre en la caja para relajarse. Deja a tu perro solo en la caja. Asegúrate de que los miembros de la familia y las visitas también dejan a tu perro solo en la caja.

4. haz que la caja sea acogedora

Tu perro verá la caja como una especie de guarida. Para que su estancia sea lo más cómoda posible, puedes poner su manta favorita en la caja. Asegúrate de que la puerta de la caja no se cierra de golpe y asusta a tu perro. Algunas cajas son ruidosas debido a su material y pueden sonar. Con este tipo de cajas, pon primero una manta debajo de la caja para que tu perro no se asuste.

5. alabar, alabar, alabar

No escatimes elogios durante el adiestramiento en la caja para que tu perro aprenda a amarla y a apreciarla.

6. una caja cerrada ayuda a algunos perros a relajarse.

La caja cerrada ayuda a tu perro a relajarse. Se siente a salvo de las impresiones de su entorno inmediato, por ejemplo de las manos de los niños. "¿Debo quedarme en la caja o salir fuera?" - Con una caja cerrada, esta pregunta ya no ocupa a tu perro. Descansa.

Caja

Preguntas más frecuentes

El mantenimiento permanente en una caja de transporte no está permitido según el art. 6, apdo. 2, de la Ordenanza sobre el Bienestar Animal de los Perros. Pero, ¿quién mantiene a su perro en una caja de transporte las 24 horas del día?
Un vuelo de diez horas no es raro. Los humanos solemos dormir ocho horas. Esta cantidad de tiempo es definitivamente posible, permitida y recomendada. Es importante que acostumbres a tu perro a pasar varias horas en la caja durante el adiestramiento en caja. Sólo así tu perro podrá calmarse y relajarse realmente en la caja.

Dejar que tu perro duerma en una caja, en una cesta o en la cama contigo depende de ti. Recomendamos dejar dormir al cachorro en una caja para que él y tú tengáis paz y tranquilidad por la noche. También es más cómodo para ti o para la pareja tener la cama para vosotros solos.
Puedes practicar a dormir en la caja con tu cachorro. Cuando se canse, mételo en la caja. Cuando se despierte, estate con él y elógiale. Cuando esté bien despierto, puedes sacarlo de la caja.
Al principio, es aconsejable poner la caja junto a tu cama por la noche. Así no se sentirá solo. Cuando tu cachorro duerma tranquilamente en la caja, puedes acariciarle. La caja es como una guarida para tu perro. A los perros les encantan las guaridas, no sólo para dormir.

Acostumbra a tu perro o cachorro a permanecer en la caja con el adiestramiento en caja. Asocia la caja con algo positivo. Utiliza golosinas, comida y juguetes. Realiza el adiestramiento en caja gradualmente y dale tiempo a tu perro:
Paso 1: Deja que tu perro explore la caja.
Paso 2: Introdúcelo en la caja.
Paso 3: Conéctate entrando en la caja con un comando.
Paso 4: Cierra la puerta.
Paso 5: Aumenta la duración de la estancia en la caja.
Paso 6: Retírate de la caja.
Paso 7: Desteta a tu perro de las golosinas de la caja.

La caja de transporte tiene unas dimensiones determinadas para el transporte en avión. Consulta con tu compañía aérea el tamaño prescrito para la caja. Para el transporte en coche y como casa móvil, la caja debe ser lo más grande posible.
Como mínimo, tu perro debe poder sentarse cómodamente en la caja sin meter la cabeza. Si mides a tu perro, la caja debe ser de 10 a 15 cm más larga y más alta que tu perro. La caja también debe ser el doble de ancha que tu perro. El peso máximo de la caja debe ser igual al peso de tu perro.

No, todo lo contrario: el perro aprende a apreciar la caja como un lugar de retiro, de modo que le gusta entrar en ella. Si tu perro percibe demasiadas impresiones o siente estrés, se retirará a la caja para relajarse. Con una caja, proporcionas a tu perro un espacio en el que se siente cómodo y seguro. Piensa en la caja como una especie de guarida, y tu perro hará lo mismo.
Desde una edad temprana, los perros están acostumbrados a que los humanos limiten su espacio de movimiento: de cachorros, viven en una caja de parto o en un corralito. Más tarde viven en pisos, casas o jardines vallados. Cuando salen de paseo, llevan correa. Una jaula para perros no es más que una limitación del espacio de movimiento, como la correa.

Conclusión

Una jaula para perros puede ser un lugar seguro y familiar para tu perro. Es especialmente útil cuando viajas o necesitas transportar a tu perro.

Cuando tu perro se acostumbre a la caja, se sentirá más seguro en lugares desconocidos. La caja también puede ayudar en el adiestramiento, por ejemplo estableciendo límites o sirviendo de lugar de descanso.

Es importante que nunca envíes a tu perro a la caja como castigo. La caja debe asociarse siempre a experiencias positivas. El adiestramiento debe hacerse gradualmente y con mucha paciencia. Entonces la caja puede convertirse en una herramienta valiosa en la vida cotidiana con tu perro.

¿A qué esperas? Dale a tu perro una caja como lugar de relajación y haz que la vida diaria con tu perro sea más fácil con una caja. El adiestramiento en cajas es fácil de poner en práctica y ayuda a tu perro a aprender a apreciar y amar la caja.

Foto de Verfasst von Anja Boecker
Escrito por Anja Boecker

Me llamo Anja Boecker y soy adiestradora canina y asesora de comportamiento (certificado IHK). Con estos artículos me gustaría ayudarte a comprender mejor a tu perro y a crear un vínculo inseparable.

Saber más

Comparte ahora: