¿Tu perro cojea? [4 causas y soluciones inmediatas]

Cuando tu perro cojea, al principio es un shock. ¿Qué le ha pasado y cuál es su gravedad? ¿Tengo que ir inmediatamente al veterinario o puedo administrarle yo mismo los primeros auxilios? Respondemos a estas y otras preguntas en este artículo. También hemos pedido consejo para este artículo al veterinario Mag.med.vet. Emin Jasarevic para este artículo.

Dogo Canario 2
Índice

En este artículo te mostraré cuáles son las causas de la cojera y cómo debes proceder. De este modo, podrás ayudar a tu fiel amigo más rápidamente y de forma más específica.

Paso 1: La situación inicial

Si tu perro arrastra la pata, camina muy rígido o a veces le cuesta levantarse, suele haber una razón para ello. Lo mismo ocurre si se detiene ante una escalera, cojea o ya no quiere subirse al coche. 

La marcha cambia y posiblemente también el comportamiento. La irritabilidad o la agresividad son signos de ello.

Otras pistas serían si él

  • tiene problemas para levantarse con una pata
  • Sufre calambres musculares en el muslo o en la pata trasera
  • En general, sus patrones de movimiento ya no son tan oscilantes como antes
  • Tirar de una pierna con especial fuerza al correr
  • Una pierna descargada y caminando de puntillas por delante (marcha a tres patas)
  • Ya no utilizan una pierna en la marcha y la mantienen en el aire a un lado de sí mismos
  • Has sufrido un suceso trágico, como una caída por las escaleras u otro accidente
  • Las piernas temblorosas están a disposición de
  • Tiene las articulaciones o los músculos hinchados
  • De repente tiene los músculos muy duros, sobre todo en la pierna y el abdomen.
  • Cuando está sentado o tumbado, no mete una pierna debajo del cuerpo, sino que la estira hacia fuera.

Algunos perros son buenos disimulando o ignorando las lesiones. Por ejemplo, puede cojear sólo de forma intermitente y ocultarlo en cuanto se da cuenta de que le observan.

En cuanto observes alguna de estas irregularidades y comportamientos en tu protegido, es importante determinar la causa.

Paso 2: Determinar la causa

Hay muchas razones por las que tu mascota cojea. Por tanto, el segundo paso es determinar la causa de la cojera. Esto ayudará a determinar qué tratamiento es el adecuado.

1. causas de cojera relacionadas con la edad

La cojera intermitente en la fase de crecimiento de un perro joven se observa una y otra vez. El motivo son los estirones. 

La cojera también puede estar relacionada con la edad en un perro mayor. Un ejemplo sería la enfermedad articular degenerativa (artrosis). 

En general, tu amigo peludo será más susceptible a las enfermedades y también a la cojera en la vejez. El desgaste de las articulaciones y los cartílagos, así como los problemas de la columna vertebral, son la causa de ello.

2. sobreesfuerzo/lesiones leves

Otra causa puede ser el exceso de ejercicio de tu fiel compañero. Esto es especialmente cierto en el caso de los perros jóvenes. Puede haber sufrido una ligera distensión o dolor muscular. Pero también es posible que sufra bursitis o tendinitis.  

Esto puede deberse, por ejemplo, a una marcha lateral desacostumbrada en una larga excursión en bicicleta. 

Al igual que nosotros, los humanos, tu mascota puede caerse. Si pisa un agujero o aterriza incorrectamente al saltar un obstáculo. Esto puede provocar un esguince, una luxación o incluso un tirón de tendón. Las distensiones musculares y los problemas articulares también pueden deberse a un ligamento cruzado sobreestirado, desgarrado o roto. 

Durante un paseo por la ciudad, tu compañero peludo puede clavarse un objeto extraño en las patas. Puede tratarse de pequeñas piedras, astillas de vidrio o picaduras de insectos en las almohadillas de las patas. Por tanto, hay que examinar la pata con atención. 

Un trocito de cristal, en particular, es difícil de detectar y debe retirarse a toda costa. Un diagnóstico incorrecto puede provocar una cojera durante semanas.

3. lesiones más graves como causa

Por supuesto, los accidentes graves también pueden ser causa de cojera. Tendones y músculos desgarrados, huesos rotos y problemas en la columna vertebral. Causados por una caída o un aterrizaje incorrecto tras un salto. 

Pero pueden ser consecuencias los hematomas articulares y también las lesiones nerviosas. La contusión (hematoma grave causado por una fuerza externa) también puede ser responsable. En este caso, la sangre y el agua tisular penetran en el tejido circundante.

4. sobrepeso

Para mantener a tu mascota sana y llena de vida, es importante prestar atención a su dieta. El sobrepeso también puede tener consecuencias para sus movimientos y, por tanto, para sus patas. Las lesiones de la cápsula articular o los problemas articulares, sobre todo en la zona de los hombros o los codos, son consecuencias del exceso de peso.

5. trastornos orgánicos o genéticos

Los trastornos orgánicos o las enfermedades genéticas pueden ser otras causas de cojera. Entre ellas están los tumores malignos, la atrofia muscular o la displasia de codo (trastornos del crecimiento en un perro joven).

 

Paso 3: Determinar el grado de cojera

Los términos cojera y cojear son coloquiales. Cojera, en cambio, procede de la medicina veterinaria y es un término definido científicamente. Se utiliza para describir un trastorno de la marcha, que puede clasificarse en distintos grados:

Cojera de 1er grado: La marcha de tu perro sólo está ligeramente alterada. La cojera apenas es visible para un examinador experimentado.

Cojera de 2º grado: La marcha de tu perro está visiblemente alterada. Se trata de una cojera menor, pero siempre reconocible. Sin embargo, la pata afectada sigue utilizándose para la locomoción.

Cojera de 3er grado: La marcha de tu perro está claramente alterada. La pata afectada deja de utilizarse parcialmente para la locomoción. Se trata de una cojera moderada, claramente reconocible, con movimientos compensatorios de delante hacia atrás y viceversa.

Cojera de 4º grado: La marcha de tu perro está muy alterada. Se trata de una cojera grave con movimientos compensatorios de delante hacia atrás y viceversa (es decir, el perro muestra un fuerte movimiento de la cabeza o la grupa). La pata afectada apenas puede soportar peso.

Cojera de 5º grado: La marcha de tu perro está muy alterada. Al caminar o trotar, la extremidad sólo se carga en la punta del dedo (es decir, la garra) o no se carga en absoluto. El perro se desplaza saltando sobre 3 patas.

En cuanto se produce un trastorno en una pierna, otras partes del cuerpo se ven sometidas a una mayor tensión. Entre ellas están otras articulaciones y también la columna vertebral. Especialmente con cojeras de 4º o 5º grado, pueden producirse daños consecuentes.

Medidas inmediatas

Si tu mascota tiene una ligera distensión o dolor muscular, estas lesiones pasarán rápidamente a la historia tras el primer tratamiento. Sin embargo, en cuanto su forma de andar cambie durante un periodo de tiempo más largo, la cosa se agrava. Ya te he dado información sobre cómo reconocerlo al principio de este artículo.

1. quitar el viento de las velas e ir a toda pastilla.

En cuanto notes un cambio en el modo de andar, es importante que te lo tomes con calma. Esto significa poco ejercicio y nada de corretear. Pasea sólo con correa. 

Si hay un daño más grave, un ligamento cruzado roto, por ejemplo, puede desgarrarse por completo. Por eso es importante evitar lesiones peores.

2. tócalo con cuidado

Nadie conoce a tu mascota mejor que tú. Por eso, también debes comprobar si tu fiel compañero ha sufrido alguna lesión. 

Es importante identificar las lesiones externas y tratarlas si es necesario. Vigila siempre las reacciones de dolor de tu amigo peludo.

  • Comprueba si ha pateado algo entre las patas o los dedos de los pies: no hay que olvidar ninguna garra (¡también garra de lobo!).
  • Busca cuidadosamente espinas y astillas de vidrio. A menudo son difíciles de ver y pueden estar muy profundas en las almohadillas de las patas.
  • Comprueba si hay desgarros o llagas en las almohadillas de las patas.
  • Comprueba si te ha picado una garrapata o incluso una serpiente (sobre todo si viajas con tu mascota exclusivamente por zonas rurales).
  • Palpa las articulaciones y comprueba si están hinchadas. 
  • Esto también se aplica a los músculos y, si es necesario, a los ganglios linfáticos
  • Si la restricción de la libertad de movimiento se ha producido debido a una actividad deportiva, comprueba cuidadosamente si un masaje muscular ayuda
  • Mueve cada una de las articulaciones individualmente, despacio y con cuidado, vigilando siempre las reacciones de dolor. 
  • Los síntomas de parálisis y problemas de coordinación, así como una marcha inestable, pueden indicar un problema agudo de columna.

3. otras medidas

La cojera no es una enfermedad. Es un síntoma de un trastorno de salud. Por eso, no hay que tratar la cojera, sino la causa real. 

Por eso, en cuanto te encuentres con un punto que cause dolor a tu amigo de cuatro patas, es importante que lo mires más de cerca. Esto también se aplica a las partes del cuerpo que son diferentes de lo que deberían ser. 

Si tu amigo de cuatro patas tiene problemas con la palpación de las patas, deberías investigar más en este sentido. Esto también se aplica a las lesiones en las garras. Por ejemplo, si una garra está rota o desgarrada.

  • Si es posible, limpia la pata y, si han entrado cuerpos extraños, retíralos. 
  • Desinfecta la pata con un spray desinfectante.
  • Acorta el abrigo si es necesario
En caso de caída, revolcón salvaje o paso en falso en un agujero, debes comprobar si hay fractura. Se necesita una radiografía para un diagnóstico del 100% si la fractura no es claramente visible. Si sospechas que hay una fractura, debes tomar las siguientes medidas:
 
  • Para evitar que la lesión empeore, mantén a tu perro tranquilo.
  • Inmoviliza y estabiliza el miembro fracturado.
  • Ponte en contacto con un veterinario o acude a él inmediatamente.
Tablero 26

IMPORTANTEEn caso de fractura abierta, ¡debes observar lo siguiente!

  • Calma a tu mascota para que la lesión no empeore.
  • ¡Una fractura abierta no debe entablillarse bajo ningún concepto! 
  • Protege la herida de la suciedad con un apósito estéril y un vendaje ligero.
  • ¡Las hemorragias graves deben tratarse a toda costa! - Si es posible, detén la hemorragia con un vendaje de presión. Cubre la herida con un paño estéril y aplica presión para que no salga más sangre. 
  • Por último, pero no por ello menos importante, tu perro necesita ver a un veterinario lo antes posible.
  • Además de un hueso roto, puede haber otros daños que no son visibles desde el exterior. Por lo tanto, hay que esperar un empeoramiento del estado y vigilar siempre al perro.

¿Cuándo debo ir al veterinario?

En caso de duda o tras un accidente grave, ¡siempre debes acudir al veterinario! Si la cojera no ha pasado más de dos días desde que se produjo, entonces, por supuesto, también debes visitar a tu veterinario. Esto también se aplica si la cojera es recurrente.

¿Qué información es útil para tu veterinario?

  1. ¿Cuándo notaste la cojera por primera vez?
  2. ¿Cuál podría ser la causa? ¿Qué acontecimientos o actividades la precedieron?
  3. ¿Tu perro ha tenido problemas de cojera en el pasado?
  4. ¿Cuánto duran las fases de esta restricción? (horas, días, semanas)
  5. ¿Tu perro empezó a cojear inmediatamente después del suceso o empezó más tarde?
  6. También deberías disponer de otros datos e información sobre tu perro, como por ejemplo
    • Edad
    • Lesiones y enfermedades en el pasado
    • Diagnósticos y documentos de exámenes anteriores (si están disponibles)
    • Además, es ventajoso saber si tu perro procede de la región mediterránea o del sudeste de Europa, o si ha estado allí recientemente. Por ejemplo, ¿de vacaciones? - Sospecha de enfermedades mediterráneas

Preguntas más frecuentes

La cojera puede tener muchas causas en un perro. Pueden ser inofensivas o graves. Van desde pequeñas contusiones o esguinces hasta fracturas óseas, inflamaciones o artritis. 

Dependiendo de la gravedad de la cojera de tu perro, también debes reaccionar. Si la cojera de tu perro es apenas perceptible y cesa al poco tiempo, sólo debes observarlo más de cerca por el momento. Si la cojera es muy grave y muestra claros signos de dolor, debes inmovilizarlo y consultar a un veterinario.

Si tu perro tiene una fractura abierta, es esencial que lo calmes, lo mantengas quieto y evites que se haga más daño. Cubre la fractura para protegerla de la contaminación y ponle un vendaje de presión si sangra mucho. Luego lleva a tu perro al veterinario inmediatamente.

Si la cojera no cesa al cabo de dos días, empeora y va acompañada de otros síntomas, como fiebre, debes llevar a tu perro al veterinario inmediatamente.

Observa a tu perro muy de cerca. Examínale la pata coja y la pata en busca de lesiones o cuerpos extraños. Tócalo con suavidad y cuidado. Comprueba también sus garras. Si es sensible, puedes localizar la zona lesionada.

Recomendación del veterinario

Quien ama y aprecia a su perro también lo conoce mejor. Esto significa que cada cambio, por pequeño que sea, se reconoce inmediatamente. 

Esto también se aplica a los patrones de movimiento durante la locomoción. Por eso, en cuanto notes que tu mascota se mueve de forma distinta a la habitual o siente dolor al caminar, debes examinarla inmediatamente. 

¿Qué partes del cuerpo están afectadas y hay lesiones externas? A continuación, determina cuál podría ser la causa de este comportamiento. ¿Cómo se produjo esta lesión? 

Si la cojera no remite al cabo de dos días y tu exploración no es concluyente, debes consultar a un veterinario. En caso de duda, puedes hacerlo inmediatamente.

Probado por el veterinario Mag.med.vet. Emin Jasarevic
Probado por el veterinario Mag.med.vet. Emin Jasarevic

Soy veterinaria y escritora sobre temas de salud animal. Los animales son mi pasión y es mi preocupación personal crear artículos y vídeos médicamente precisos para informar a los propietarios de mascotas en la medida de lo posible.

Saber más

Comparte ahora: